¿Qué tienen en común las esencias y los perfumes?

El mundo de las esencias es apasionante y cada vez interesa a más personas. Sin embargo, no muchas saben cuáles son sus diferencias y semejanzas con los perfumes. ¿Qué te parece si nos acompañas para descubrirlas?

Menta, azahar, limón, lavanda, saúco... Pocas cosas son tan placenteras y evocadoras como los perfumes. Eso sí, si queremos aprovechar al máximo todas sus posibilidades debemos familiarizarnos con la terminología propia de este mundillo (aroma, colonia, fragancia, etc.).

Perfumes y esencias: qué es cada cosa

Perfumes, fragancias, aromas, esencias... La verdad es que, incluso los perfumistas expertos, emplean estos términos como sinónimos. No obstante, cada uno de ellos posee su propio significado, por lo que conviene comenzar aclarándolos.

  • Aroma: significa “olor muy agradable”, lo que no está necesariamente relacionado con la industria perfumística. 
  • Fragancia: es el aroma que desprende un producto vinculado al ámbito de la perfumería (perfumes,colonias, esencias).
  • Perfume: es el resultado de combinar una sustancia aromática (aceite esencial natural y/o esencia sintética) con diluyente y fijador de aroma. Además, se le pueden añadir conservantes, colorantes y antioxidantes.
  • Colonia o agua de colonia: es una variedad de perfume caracterizada por la menor concentración de la sustancia aromática. Así, si los perfumes contienen un 30% de esencias, las colonias solo poseen un 8%.
  • Esencia: es la base sobre la que se asientan los conceptos de fragancia, perfume y colonia: su materia prima.

Diferencia entre esencia y aroma

Esencias de perfume

Muchas veces se habla de aceite esencial y esencias aromáticas como si fueran la misma cosa. ¡Pero no lo son! Presta atención al matiz qué diferencia ambos términos:

  • El aceite esencial es la sustancia oleosa que contiene la esencia. Este compuesto es de origen natural y presenta ciertos principios activos junto con los elementos aromáticos, pudiendo ser empleado con fines terapéuticos.
  • La esencia aromática es el olor-base del aceite esencial (p.ej: jazmín). Se trata de un producto que puede ser de origen natural o artificial y que se usa exclusivamente para elaborar productos de perfumería.

Como puedes ver, el concepto y los usos de los aceites esenciales van más allá de los de las esencias de perfume. Por otra parte, el origen de aquellos siempre es natural, cosa que no siempre sucede con las esencias aromáticas.

¿Cuáles son las esencias naturales? 

Según lo que hemos visto, las esencias naturales son los componentes encargados de aportar aroma al perfume y a la colonia que han sido obtenidos de las plantas. Es decir, se trata de un elemento odorizante del aceite esencial extraído o destilado a partir de semillas, hojas, flores o raíces.

Las esencias de perfume de origen natural viven hoy una auténtica época dorada. Por un lado, la frescura y espontaneidad de sus aromas son muy valoradas. Por otra parte, existe una clara tendencia de apostar fuerte por los productos cosméticos derivados de la naturaleza.

Esencias naturales orientales

Las esencias naturales procedentes de Oriente te conquistarán por su exotismo y sensualidad. A esta categoría pertenecen algunos aromas tan valorados como Ylag-Ylang, Sándalo y jengibre.

Especias culinarias

Este tipo de esencias naturales está fuertemente vinculado con la gastronomía. Aquí podemos incluir aromas tan deliciosos e irresistibles como la menta, la canela o la vainilla. 

Esencias de perfume cítricas

La ligereza y frescura de estas esencias naturales las convierten en un claro favorito a la hora de crear perfumes llenos de vitalidad. Sin duda, los aromas a limón, lima o menta serán tus mejores aliados durante los meses de verano.

Esencias florales

Las esencias naturales procedentes de las flores han sido por siglos la definición misma de perfume. De hecho, rosas, jazmines y peonías constituyen un recurso tradicional cua se trata de elaborar fragancias de toda la vida.

Esencias de perfume procedentes de la madera

Hay algo profundamente reconfortante y auténtico en las llamadas esencias lignarias. No en vano, resultan perfectas para elaborar fragancias capaces de marcar la diferencia. Buena muestra de ello lo tenemos en los aromas de cedro, ciprés y abeto. 

¿Qué esencia huele mejor?

“¿Qué esencia huele mejor?” ¡Todos los amantes del perfume nos hemos hecho más de una vez esta pregunta! Naturalmente, no podemos darte una única respuesta, ya que todo depende de tus propias preferencias olfativas y de la ocasión en la que vayas a utilizar esa fragancia.

Más allá de gustos personales, lo cierto es que hay una lista de esencias aromáticas que agradan a todo el mundo. Elegirlas en tu perfume supone, pues, un acierto seguro. ¿Quieres saber cuáles son? 

  1. Limón: su aroma es sinónimo de limpieza y se emplea frecuentemente en colonias infantiles.
  2. Jazmín: la voluptuosidad de este olor dulce y penetrante hace que sea inconfundible.
  3. Azahar: es una de las esencias más utilizadas debido a su potente y agradable fragancia.
  4. Menta: posiblemente, se trata del aroma más refrescante que puede tener un perfume.
  5. Sándalo: es tu mejor opción cuando buscas un aroma potente y lleno de personalidad.
  6. Rosa: este clásico atemporal ostenta un puesto de honor en la elaboración de los perfumes más emblemáticos.
  7. Vainilla: su olor acaramelado resulta ideal para llevarnos de vuelta a la infancia.

¿Qué tienen en común las esencias y los perfumes?

La esencia es al perfume lo que el átomo a la materia. Es cierto que la formulación de los perfumes resulta enormemente compleja, pudiendo llegar a alcanzar decenas y decenas de componentes; Sin embargo, los aromas aportados por las esencias son el mínimo común denominador indispensable para crear esa fragancia.

Como habrás podido observar a lo largo de este post, esencia y perfume son dos conceptos íntimamente ligados. Es más, el uno no podría existir sin la otra (que juega un papel clave en su elaboración). 

Por lo tanto, la fragancia intensa y placentera es lo que tienen en común las esencias y los perfumes. 

En resumidas cuentas, las esencias aromáticas (que no debemos confundir con los aceites esenciales) son un componente fundamental de todo perfume. Si bien estas pueden ser de origen artificial o natural, estas últimas resultan particularmente apreciadas a la hora de crear fragancias. ¿A qué estás esperando para elegir la tuya?

Post anterior Siguiente post

Deja un comentario

Por favor, ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados